Roberto Loaisa Casanova La procefía (cap. 17) - Eclipse Lunar Eclipse Lunar

La procefía (cap. 17)

Sam pudo coger aquel candíl, con pasos pausados y libro en mano se acercó a unas grandes estanterías que había en su comedor, depositó

el candil en una de las mesas que tenía al lado y a la luz de la llama en el oscuro comedor comenzó a retirar una serie de libros con intención de estar buscando algo, encontró un tirador que pronto accionó, hubo un pequeño silencio seguido de el ruido de unos engranajes que salían del

otro lado de la pared, la estantería comenzó a doblarse por la mitad hacia el interior, un soplo viento de aquella gruta hizo apagar aquella vela.

 

Sam pronto tanteó una antorcha que había al principio de la gruta y la rozó en la roca porosa, pronto la hizo estallar en llamas, con libro en mano se adentró hacia la mísma, comenzó a bajar por un estrecho agujero con escaleras empedradas en forma de espiral, continuó bajando hasta llegar a un gran laboratorio, era una gigantesca sala lleno de pasillos, estantes con distintos tipo botes, en su interior había  en perfecto

estado todo tipo de animales, tambien tenía un apartado destinado a las pociones y ungüentos, Sam atravesó todo aquel magestuoso laboratorio hasta

llegar a una puerta, cogió un juego de llaves de su bolsillo y pudo abrir la puerta, ante él había un gran escritorio, comenzó a iluminar la sala prendiendo

todas las pequeñas antorchas de la misma y depositó la que tenía empuñada en un soporte adosado a la pared, se sentó  en su silla y comenzó a leer aquel libro azul, abrió por la primera página:

 

- Le Thresja – se dijo así mismo.

 

- no puedo leer este libro con ojos de Ruethiano- dijo Sam en voz alta.

 

-Jerex ash- susurró para sí mismo.

 

De repente los ojos de Sam comenzaron a coger tonalidades azules, de su boca comenzó a salir cuatro pequeños colmillos, monstrando levemente su forma Kaenita, comenzó a leer de nuevo y ya pudo contemplar aquellas palabras ilegibles:

 

- “la procefía”- se dijo  en voz alta.

 

-“Con primer sello de hielo quemado el mundo de kalash peligrará, el agua querrá apagar el fuego y el fuego querrá evaporarla, al son de la campana el agua la ciudad inundará..

Con la ruptura del primer sello El fuego se apagará dando lugar a la eterna oscuridad…

 

            Akares, la muerte representada en agua ahogará al fuego en su torrencial ira, así como el agua apaga el fuego la tierra seca al agua…

 

olvidada está la torre en aquél lúgubre lugar, en su interior alberga la criatura más antigua de kalash, si al agua debes parar …con tierra deberás estar…”

 

- Le Thresja- Volvió a murmurar Sam y volvió a su natural forma, se levantó a la vez que cerró el libro sin haberlo terminado de leer

y rápido se desplazó a una estantería que tenía de mitos y leyendas de Kalash, empezó a desplazar con el dedo los cantos de los  libros hasta encontrar uno que  había leido cuando estuvo de pequeño en Kaeshia referente a la Torre del Olvido, apenas paso un tiempo cuando localizó aquel pequeño libro de leyendas cortas, abrío el libro por las primera página y buscó en el índice el capítulo denominado “la leyenda de la torre del olvido”, comenzó a mover páginas hasta casi al final del libro donde pudo encontrar la leyenda de la Torre del Olvido y comenzó a leer:

 

“La Torre del Olvido

 

cuenta la leyenda que existía un caballero del sol llamado Áran, Áran era una persona de gran corazón, adoraba la vida y aunque estaba disciplinado

en la mentalidad Ruethiana tenía la creencia que los Kaenitas no eran malas personas, sino una raza distinta, amaba la vida en sí, los árboles, las termias

la tierra… le asignaron la vigilancia de la torre del este, su misión era vigilar el muro ante la amenaza Kaenita, allí en la torre tenía todo lo que un hombre podía necesitar, una casa donde vivir y una torre que vigilar, Áran era un caballero solitario y le encantaba ese lugar, todos los días salía a la explanada del bosque oscuro a cuidar de las plantas de alrededor y en especial a un gran árbol situado en plena luz de Rue, Néfar, así los llamaban los antiguos, árboles que eran capaces de sentir y moverse para buscar agua y luz pero Áran pensaba que eso era más que una leyenda, no había ninguna flora

en Kalash con tales propiedades,tal era sus quehaceres que todas las mañana regaba al árbol y las plantas, en  el ocaso desde una de las ventanas de la alta torre, Áran no paraba de hablar con el árbol.

 

Una mañana Áran regando aquellas flores encontró un gran mundo situado en el campo de flores que diariamente regaba, se agachó y empezó a ver un nuevo mundo dentro de lo que él cuidaba, una lombríz de tierra que buscaba cobijo en la humeda tierra regada, un saltamontes oculto en la hoja, una araña tejiendo su tela en los tallos de las flores, ese día  Áran se dió cuenta que hay más mundos, nó solo existía el suyo, Árant volvió a subir a aquella torre a hablar con

su compañero preferido, a través de la ventana comentó de lo que había visto en su pequeño jardín de flores y la importancia que tenía para él esas pequeñas vidas, así pudo contemplar el ocaso de Rue al lado del árbol, de repente sintió un agudo punzamiento por la espalda , un gran filo atravesaba sus entrañas haciendo salir la sangre, el atacante sacó su afilada espada contemplando aquella cruel escena…. Áran se llevó las manos al pecho para evitar que saliera más sangre, se giró sobre sí mismo y pudo ver a un kaenita con rostro humanoide mostrándo una mueca de sonrisa, detrás de él había tres kaenitas en su forma primigenia, pronto los tres Kaenitas de abalanzaron sobre él con ansia de ser us primer huesped, de repente un temblor hizo apartarse a los kaenitas de Áran, la torre se empezó a doblar y los Kaenitas huyeron despavoridos descendiendo por aquellas escaleras de caracol, Áran tambien bajó por las escaleras mal herido intentando huir de aquel intenso

terremoto, los kaenitas bajaron  a la planta baja de la torre, entraron en una zona llena de barro, esa zona no estaba cuando subieron, pero no les importaba

querían huir de aquel lugar, sabía que la torre se los iban a echar encima, los Kaenitas mirarn al techo de la primera planta y pudieron contemplar como  miles de ramas empezaron a romper la dura piedra y enredarse por toda la habitación, rápidamente clausuró la puerta de salida, del suelo comenzaron a salir grandes lombrices de tierra con pequeños colmillos afilados enredando a aquellos Kaenitas, una figura salió del lodo, tomando forma humanoide, a él se empezaron a acoplar aquellas monstruosas

lombrices en costado y espalda…

 

-¡Néfar!- dijo aquel engendro de barro.

 

De repente las raices dejaron de enrollarse en la antesala, como si quisiera escuchar a aquella criatura.

 

- Sé que tenemos nuestras diferencias, pero ves aquí un ruethiano muerto de corazón puro- dirigió su dedos largo al cuerpo inerte de Áran en las escaleras intentando huir.

 

- Él ha entendido el sentido de la existencia de Kalash, y no hemos podido protegerle, aguardemos su alma,de repente el ente de lodo tomó a aquel caballero que comenzó a tornarse en cenizas, cenizas que se pegarón en el cuerpo de aquel engendro de lodo, en sus tristeza se enterró bajo tierra y nadie supo más de el. Por el contrario el Néfar comenzó a desplegar sus ramas clavándolas en los cuerpos de los kaenitas, los kaenitas comenzaron a Licuarse  en agua, haciendo que el arbol, creciera mas y más  cambiándole la forma,el árbol abrazó aquella torre en la eternidad, esperando a aquel caballero que le hablara en cada ocaso…

 

 

Un golpe de libro sonó en forma de eco en la sala, a la luz de las antorchas se podía ver a Sam como una tenebrosa silueta negra.

 

- destruimos y Creamos- decía entre susurros.

 

- destruimos y creamos- volvió a decir mientras dibujaba de nuevo el pentagrama, pentagraba que grababa en todos sus mapas,rápidamente salió de la sala y subió por la escalera de espiral, sabía lo que tenía que hacer, sabía que Manfred era la clave para encontrar a su adoptado hijo Beth, cojió todo qe le era necesario y llenó toda su casa de aceite inflamable, bajó por las escaleras con un barril del mismo dejando una hilera hasta llegar al laboratorio, tirándo el barril, prendió el fuego a todo ese gran laboratorio, pronto comenzó el fuego  a quemar aquella hilera, que terminó la llama desplazándose por la superficie de la casa, Sam corrió por el subsuelo de Thetsun, su casa estaba conectada por las alcantarillas, sabía que antaño su hijo le robó un mapa, pero el sabía perfectamente la situación del alcantarillado de thetsun, sabía que al final del alacantarillado se tenía que enfrentar a un inesperado personaje que guardaba aquellas alcantarillas, pero en sus pensamientos estaba en esa torre, sabía que tenía que encontrar a aquella criatura, tenía muchas preguntas que hacerle…

  1. BÁRBARA dice:

    No comprendo que tengo que hacer para ser suscriptores, pregunta tonta

  2. Amanecer dice:

    joer ,vaya ,me has sorprendido ,no sabría que decir..joer batalla de los kaenitas ,y del monstruo de barro es k cuanto mas lo miro o lo leo no encuentro nada que objetar xdxd ,y yo me decía no me va a sorprender ,y si ,aún así ,sigo con el trabalenguas ,de la profecia ,solo se que hablas de dos elementos ,fuego ,hielo ,y agua, de la inundación y de la muerte del castillo en kalash ..de como la diosa manda a su hijo ,inundar dicho pueblo ,se romprea un sello va todo enlazado ..Sam ,lo sabe ,parte de la profecía se encuentra ,en la torre del olvido ,el problema es k sabemos lo que va a ocurrir en el castillo ,es como si supieramos la desgracia una de ellas ,la muerte que luego le toca a Roque vivir ,es uno de los sellos ,que se rompera y hace referencia a dicho pueblo y torre todo sucederá en kalash

    • Amanecer dice:

      Otra pregunta..que pensaba que te lo había preguntado pero no la encuentro..Sam es kaenita..pero que es Manfred..porque tiene pinta por el fuego que tiene k ver con el sol.. los caballeros de la Llama.l ,al igual que su amigo Roque.Aunque no creo..entiendo que es algo mas por las transformaciones que sufre cuando entra en trance y lee los libros donde viene prácticamente parte de la trama..explica un poco esto que percibo en el ok

      • roberto dice:

        Es que a eso no te puedo contestar. Aunque yo voy explicando durante el transcurso de la trama parte de la cultura de la raza. Ten en cuenta que hay cosas que quedan por descubrir por parte del lector e incluso por parte de los ruethianos. Tiene concocimiento limitado del origen desu raza y menos del origen de los kaenitas y su cultura.

  3. Amanecer dice:

    Y tu decias ,que estabas bloqueado ,joer ,me rio yo..como has sabido decirnos tanto en un solo episodio ,lo he leido ,y recuerdo mucho ,pero joer k bueno es …me ha gustado saber como se inicia la torre del olvido y lo que habita..muy bien descifrado ,no me canso de decir k bueno es xdxd…………..

  4. txusky21 dice:

    Sam es un kaenita???? Ay, Dios.

Leave a Reply

%d personas les gusta esto: