Roberto Loaisa Casanova Thur-Hand (cap. 1) - Eclipse Lunar Eclipse Lunar

Thur-Hand (cap. 1)

-¿Cuánto tardan?- preguntó Iris haciendo círculos en la Arena con el Trik.

El Trik era una vara adaptada a la altura de su poseedor. Se empleaba en el Thur-hand. Esta vara se elaboraba siempre a finales de primavera y principios de verano, era la época en la que la rama del árbol tenía la flexibilidad y dureza óptimas para su creación. En cada uno de sus extremos tenía una bifurcación en forma de horca. En dichos extremos se colocaba  una red en forma de cesta cuya finalidad era la de coger el Triker.

El Triker era un fruto de forma esférica, se usaba como pelota. Era muy delicado y cualquier impacto causaría la pérdida del mismo. Por este motivo se colocaban las redes, que se usaban para lanzar y recoger el Triker. Había por tanto, que tener especial cuidado para lanzar o recogerlo porque si se rompía, el equipo perdería un valioso punto.

El campo era esférico y estaba delimitado por una línea que separaba a los dos equipos rivales. Junto a ella los adversarios podrían contraatacar con golpes y barridos en las piernas propinados por el Trik, siempre y cuando ninguna parte del cuerpo rebasase dicha línea, ya que eso sería otro punto menos.

Este tipo de juego al borde de la línea daba mucha ventaja a los atacantes, puesto que tenían menos distancia para lanzar con más fuerza y ganar ventaja sobre el defensor. Por este motivo, el defensor procuraba ser ayudado por uno de sus compañeros para así poder golpear o barrer al atacante o a cualquier otro adversario  evitando que se acercara a la línea.

Normalmente este juego se componía de ocho jugadores, dos equipos de cuatro participantes, pero en este momento Iris y Roque estaban esperando a Manfred y Beth para un dos contra dos.

-¡Ya estamos aquí!- gritó Beth asfixiado por el agotamiento.

– ¡Creíamos que no vendríais! – contestó Iris frunciendo el ceño.

-¡Tomad!- dijo Roque arrojando dos Triks. Al lado de Iris había un cesto con tantos frutos como para jugar una estación entera.

- ¿Qué tal tienes el brazo?- preguntó Roque a Beth mientras realizaba el primer lanzamiento.

Beth corrió hacia la línea, puesto que el saque era muy flojo, con la intención de Roque corriera hacia la misma. Dio un giro de derecha a izquierda y cogió el fruto sin esfuerzo y con gran delicadeza.

 – La verdad es que ya está mejor. Después del golpe de ayer deberías tomarte los ataques en línea menos en serio, si seguimos jugando llegaremos a los partidos lesionados – contestó Beth pasando el Triker a Manfred con un ligero lanzamiento.

 – Yo creo, Beth, que debemos aguantar ahora sin nuestro uniforme, así cuando lo utilicemos seremos más resistentes a los golpes, así lo aprendí de mi madre- comentó Manfred mientras lanzaba el Triker con efecto.

– Ya, Manfred, pero sin trajes mi padre dice que a la hora de jugar seremos más lentos. Si no entrenamos con ellos, cuando llegue el partido los trajes supondrán una gran carga a la que no estamos acostumbrados en los entrenamientos – contestó Roque a la vez que consiguió la recepción del fruto. Roque volvió a lanzar de nuevo el esférico, pero de su cesta salió una masa destripada. Roque se quedó sorprendido.

-¡Cómo leches lo has hecho Manfred!, mi intercepción fue perfecta- contestó Roque con un sorprendido enfado. Manfred arqueó las cejas sonriendo…

-¡Chicos, el otro día, ¿sabéis qué me encontré rebuscando?- preguntó Beth de forma picaresca. Todos de forma misteriosa dejaron de jugar y apoyaron las puntas de sus Triks contra el suelo. Ni el más mínimo de los ruidos conseguiría distraer su atención.

 -¿El qué? -contestaron Roque e Iris a la par. Llevo ya muchas noches espiando a mi padre cuando regresa de sus viajes mensuales al  “Bosque oscuro” de las afueras de Thet-Sun. Curiosamente, cada vez que vuelve se tira toda esa misma noche a la luz de una vela, como si lo único que le importara fuera plasmar en su diario las palabras antes de clasificar las plantas para su futura venta.

- ¿Y para qué nos cuentas esto? – interrumpió Manfred inocentemente.
 
- ¿Quieres dejar de interrumpirme?, todavía no he terminado- contestó Beth subido de tono para que  no le volvieran a interrumpir. Este mes me dijo que su viaje iba a durar dos días más de lo habitual y aproveché para leer su diario, encontré un montón de dibujos e inscripciones raras de estrellas de cinco puntas y en las últimas hojas vi un mapa guardado – Beth  sacó de su tabardo un trozo de tela con múltiples dobleces y comenzó a desdoblarlo y a estirarlo hasta conseguir como resultado un mapa.
 
 – Sujeta – contestó Beth a la vez que salía corriendo junto al viejo roble.
 
- ¿Dónde vas?- preguntó Iris preocupada.
 
- A por unas piedras para ponerlas como sobrepeso- contestó Beth.
 
- Ya está- respondió a la vez que ponía una piedra en cada esquina del mapa.
 
- ¡Mirad!- habló asombrada.
 
-Esto es Thet-Sun y más al norte están los bosques donde recoge plantas mi padre, ¿Veis ese muro plagado de esas runas?, ¿No os parece sospechoso?- preguntó con admiración.
 
- ¡Pues no!- contestó Roque de forma seca. Cómo se nota que te saltas las clases de cartografía.
 
-¿Veis este símbolo?- preguntó Beth.
.
 – Si- contestaron todos.
 
-He estado buscando en la gran biblioteca esta inscripción, ¿sabéis a que hace alusión?- volvió a preguntar entusiasmado.
 
 – A los kaenitas- contestó Manfred mofándose.
 
 Todos comenzaron a reírse excepto Beth, el muchacho se sentía ridiculizado por sus amigos.
 
 – ¿Qué está escribiendo tu padre, una nueva historia de terror, otra leyenda?- preguntó con mofa.
 
- ¡Mi padre nunca dice tonterías, si fueran tonterías todos habríais muerto de alguna enfermedad!¡Mi padre sabe bien lo que hace!- gritó de forma furiosa a la vez que arrancaba de un tirón el mapa, haciendo tambalear las piedras situadas en las esquinas, el muchacho salió corriendo de camino al pueblo.
 
Un silencio quedó en el viejo roble, durante unos segundos no hubo palabras, hasta que Manfred rompió el silencio.
 
- ¡Yo creo que se ha tomado demasiado en serio este tema!- exclamó.
 
- Bueno, ya es hora de volver a casa- dijo Iris con tono preocupado, se sentía culpable del enfado de Beth.
 
 – Pues vámonos, mañana seguiremos entrenando- comentó Roque.
 
Manfred ayudó a Iris a recogiendo  las varas y cargando con el cesto de frutos, cuando llegaron  al pueblo se separó de sus amigos, trepó de nuevo por la cuerda llegando hasta la repisa, enrolló cuidadosamente la soga guardándola en el armario. Después quitó las dos almohadas y las introdujo bajo la cama. Estuvo unos instantes despierto pensando en Beth, en cómo se había tomado una historia que era una leyenda popular. Simples historias de viejos que se cuentan para asustar a los niños, y que provocaban que no salieran por las noches del pueblo. Pensando en esto, cayó en un profundo sueño….
  1. cedequack dice:

    Este capítulo ya empieza a despertar el interés. Beth lleva el peso de la trama, algo ha descubierto en los dibujos de los viajes de su padre. Los demás se rien de él pero a la vez se sienten mal porque quizá sientann que no deben desconfiar de él del todo.

    Aquí falta detalle en la descripción del juego. Muchas veces ocurre que tenemos algo tan claro que damos por hecho que el que lo lee lo sabe, pero hay que pensar que el que lo lee no tiene ni idea de lo que tú estás viendo en tu cabeza. Para este capítulo la parte de la descripción mientras juegan y hablan está bastante bien.

    • roberto dice:

      Gracias por la aportación Cede, por ahora estoy de acuerdo contigo en la trama y también estoy de acuerdo en la explicación del juego, creo que queda espeso y no aclara mucho el juego, es una cosa que creo que queda pendiente de revisar y si es posible volver a crear esos párrafos en la explicación, trato de explicar que Beth tiene una Fe ciega en su padre, puesto que es una persona importante en la ciudad, le tiene idealizado tal como un niño idealiza a su padre a esa edad y como tu dices ahora Betn es quien tira de las riendas del grupo de amigos en busca de explorar algo desconocido, como niño que es tiene mucha curiosidad de saber lo que hace su padre y necesita la ayuda de sus amigos para llevarlo a cabo esta trama.

      Muchas Gracias de Nuevo por la revisión

  2. anonimo dice:

    Cierto,totalmente de acuerdo a pesar de a verme leído todos los episodios ,cuanto mas lo leo ,se visualiza cada capítulo de una visión distinta…este primer espisodio habla mas del juego y de la trama de Beth con el mapa ,recuerda a esas series de los cinco..que tanto me gustaban..despierta el interés de unos niños en un mundo mágico ,aqui es cierto que lleva el trama Beth y como siempre la mofa de que haya uno en el grupo distinto a los demás ya existen las risas…por lo demás mi objeción..apesar de la descripción para entender de que va..la próxima vez se mas breve.y da mas protagonismo a los chicos…que es lo que realmente engancha por lo demas es una buen empieze..

    • roberto dice:

      Creo que es necesario realizar una redacción previa del juego aunque a algunos lectores le pueda parecer una pesadez entender un poco las reglas del juego. Este juego es de vital importancia para los habitantes de thetsun al igual que en España ea importante el futbol. Si no mostramos el interés al juego quitamos parte de la cultura de esta raza… más adelante se describe porque es tan importante ganar este juego

  3. Txus dice:

    Hola Rober. Al fin tengo más tiempo y he empezado a leer tu libro que tiene muy buena pinta. Tengo una intriga ¿porqué cada vez que usas una palabra inventada aunque no sea nombre la pones en mayúsculas la primera letra? Creo que eso hace que te pares más en ella y no fluya tanto el texto. Pero vamos, que es solo una apreciación mía, jeje. Enhorabuena!!

Leave a Reply

%d personas les gusta esto: